Seguidores

domingo, 3 de febrero de 2019

EVO SIN TERMINAR

Desde que me hice con el siguiente crataegus o espino han transcurrido diez años y, si bien la evolución del mismo pienso que es bastante aceptable, también pienso o estoy en el convencimiento de que éste es ciertamente mejorable.
Toca por lo tanto dar un paso atrás con miras a mejorar no sólo la conicidad del "tronco padre" sino que además con una poda a moda de sustitución del mismo con los nuevos brotes disponibles, éstes no invadan el espacio que les corresponde a cada uno de ellos para el correcto desarrollo de ambos troncos y resulten un todo armonioso.
Sin embargo, el problema radica y esto es innegable, en que el tronco padre habrá de ser siempre más alto y de un mayor calibre con respecto al tronco hijo.
Al proceder a la poda del mismo esto, aunque sólo sea de forma temporal, dolerá a la vista pero no me cabe la más mínima duda que se trata del siguiente paso a dar en la evolución del árbol.
Valga pues (a falta de realizarle dicha sustitución) una foto modificada a través de Paint a modo de ilustración.







NOTA: Después de varios años sin publicar por el presente medio y  a la hora de hacerlo me siento como un niño con zapatos nuevos. Me alegra enormemente estar de nuevo entre vosotros.






SALUDOS.

Alberto Laíño (BEIAL)

No hay comentarios:

Publicar un comentario